José María, amigo mío, que vendamos el caserío

Necesitábamos vender un terreno y no era fácil encontrar comprador, así que acudimos a don José María Hernández Garnica.

Relatos y favores
Opus Dei - José María, amigo mío, que vendamos el caserío

Somos una familia sevillana, tres niñas y un niño, como se dice en mi tierra. Mi madre es gaditana de nacimiento. Sus padres, valencianos, se habían trasladado a Isla Mayor (Sevilla) para trabajar el arroz en tierras cercanas a las marismas del Guadalquivir. Mi abuelo murió muy joven y dejó a mi abuela con sus cuatro hijos por criar. Así la tierra que trabajaba el buen hombre se quedó en barbecho.

Pasados varios años, mi padre llegó a ser el administrador de dicha finca, derruida, pero con una tierra por trabajar. Esto trajo alegrías a la familia pero también algunas diferencias, que en algún caso se convirtieron en disputa familiar.

Debido a uno de los hermanos de mi madre, enfermo de esquizofrenia, mis padres no se habían lanzado a vender la finca, ya que la residencia donde vive mi tío es de elevado coste y se cubría con los frutos que sacaban de trabajar dicha tierra.

Sin embargo, este año, mi padre decidió que esa tierra, objeto de disputas en algún caso, estaría bien repartida entre los hermanos de mi madre, lo que podría servir para unir un poquito a mi familia. Después de dejar atado el problema de cubrir los gastos de mi tío enfermo, comenzaron la aventura de buscar un buen comprador.

Ahora entra en acción Chiqui (apelativo familiar de don José María), porque el comprador se hacía de rogar y decidimos pedírselo a nuestro buen amigo José María : “José María, amigo mío, que vendamos el caserío”, pedíamos. Después de mucha oración y bastantes compradores fallidos, el perito que estaba ayudando a mi padre en la venta, un antiguo alumno suyo, encontró una familia que estaba de acuerdo en el precio y las condiciones que ponían mis padres, lo que supuso una gran alegría.

Agradecemos a José María Hernández Garnica este favor, que ha servido para unir a nuestra familia un poco más y emprender otros proyectos con ese dinero.

A.G.N., Valladolid, España